Hotel El Milagro, Pisco Elqui

Descripción

El Valle de Elqui, entre clima cálido, sol, tierra fértil, ríos y cielos estrellados es una región imprescindible de Chile. Es un lugar lleno de historia, que vio nacer a la famosa poeta chilena Gabriela Mistral, y ofrece muchas actividades culturales como museos, observatorios, pero también actividades al aire libre: paseos a caballo, deportes acuáticos, observaciones astronómicas, que le permiten contemplar los paisajes de la región. Hotel El Milagro está ubicado en el centro de la ciudad de Pisco, un encantador y tradicional pueblo en el Valle de Elqui. Tiene una ubicación ideal para aprovechar al máximo esta región.

El hotel ocupa una de las casas más antiguas del pueblo, construida en 1910, y ha conservado su arquitectura y ciertos detalles de antaño, ofreciendo una verdadera inmersión histórica en la región. Esto no impide que disfrute de la modernidad necesaria para la comodidad de sus clientes. El establecimiento ofrece así a sus clientes un spa con jacuzzi y masajes: ¡apreciable después de un día de exploración en el valle!

Las habitaciones son modernas, limpias y todas tienen su propio baño privado. Disfrutan de un entorno tranquilo ya que ofrecen acceso al jardín del hotel ya sus cómodas terrazas. Es a través de este jardín que puede acceder a la soleada piscina donde puede leer, pasear o admirar la vista de las montañas desde su hamaca. El lugar es ideal para descansar después de un día ajetreado.
El personal del hotel está disponible y es encantador. No dude en pedirle algunos consejos para su estancia, especialmente sobre los muy buenos restaurantes cercanos. También ofrece organizar actividades y excursiones en la región, como paseos a caballo.
Un hotel con encanto y pintoresco, ideal para una experiencia que combina descanso y descubrimiento de la región.

]

De roca en roca en Atacama

4 de julio de 2022

En Chile, si hay una región donde uno puede tomar conciencia y comprender lo que es la Tierra en toda su dimensión, es la de San Pedro de Atacama. Este lugar está repleto de formaciones geológicas y donde la expresión telúrica va desde el más pequeño cristal hasta los más grandiosos paisajes. Durante este viaje, te llevaremos a conocer diversos paisajes desde los tallados en la roca, hasta los coloreados y dibujados por los minerales, pasando por los que revelan la resistencia de las piedras contra la intemperie. ¡Finalmente, nos maravillaremos con los pedazos de espacio que han venido a la Tierra!

class=»alignnone size-full wp-image-54893″ alt=»» width=»100%» height=»671″ src=»https://argentina-excepcion.com/wp-content/uploads/2020/10 /1.jpg» data-pagespeed-url-hash=»4007254978″ onload=»pagespeed.CriticalImages.checkImageForCriticality(this);»/ class=»alignnone wp-image-109697 size-full» title=»La Garganta del Diablo – mag» alt=»La Garganta del Diablo – mag» src=»https://www.chile-excepcion.com/wp- content/ uploads/2022/07/1.jpg» data-pagespeed-url-hash=»3435895109″ onload=»pagespeed.CriticalImages.checkImageForCriticality(this);»/width=»1006″ height=»671″ srcset=»https://www.chile-excepcion.com/wp-content/uploads/2022/07/1.jpg 1006w, https://www.chile-excepcion. com/wp-content/uploads/2022/07/1-300×200.jpg 300w, https://www.chile-excepcion.com/wp-content/uploads/2022/07/1-768×512.jpg 768w» tamaños= «(ancho máximo: 1006px) 100vw, 1006px» />

garganta del diablo

Esa mañana nos dirigimos no muy lejos del pueblo de San Pedro. Tomamos el camino a Catarpe. Primero pasamos las ruinas de Pukara de Quitor y luego cruzamos varias veces el río San Pedro. Un poco más adelante, nuestro guía gira a la derecha y luego descubrimos la entrada a un cañón. Aquí estamos frente a la garganta del Diablo conocida aquí como quebrada o garganta del Diablo. Continuamos esta vez a pie por este camino que también es posible recorrer en bicicleta. El camino, excavado por la erosión, se vuelve entonces sinuoso entre estos dos acantilados arcillosos. ¡En cada turno, es un nuevo descubrimiento! La quebrada nos atrapa y nos embruja, queremos continuar, no cansarnos de este laberinto de rocas. Y al final de esta larga caminata de unas 3 horas, se alza sobre el cerro, la pequeña ermita blanca de San Isidro.

class=»alinear un tamaño-full wp-image-54893″ alt=»» width=»100%» height=»671″…

]