Cabalgatas en la región de Aysén

Día 1

Comienzas tu caminata en la zona de «Las Ardillas», cerca de Villa Cerro Castillo, un pequeño pueblo ubicado al pie del pico de la montaña que le dio su nombre. Allí se encuentra con sus guías, quienes le presentan a los caballos y le proporcionan el equipo de protección que necesita. Luego, realiza una primera tarde de cabalgata (3 horas). Se cruza el río «Sin Nombre», que significa «Sin Nombre», antes de adentrarse en la profunda y auténtica Patagonia. Al final de la tarde, es hora de montar el campamento. Tendrás tiempo para repasar los momentos intensos del día en torno a una buena cena.


]

Descubrimos la Reserva Nacional Pingüino de Humboldt en Chile

 

El puma cautiva y fascina. Endémica del continente americano, es el mayor depredador de Chile y Argentina. Cada año, cientos de personas viajan a la Patagonia para tener la oportunidad de verla en su hábitat natural. Mujeres y hombres, apasionados por este enigmático felino, han hecho del estudio de su comportamiento su profesión, para poder protegerlo mejor. Fuimos a la Patagonia Austral, siguiendo los pasos del animal más emblemático de esta tierra salvaje, y para conocer a las personas que actúan por su protección.

 

Fue durante uno de nuestros viajes de exploración en el sur de la Patagonia que nosotros, mis dos colegas y yo, seguimos los pasos del puma. En Estados Unidos, es el felino vivo más grande. También se le llama «león de montaña» o «león americano». Mapudungun (lengua mapuche) también tiene sus propias palabras para designarlo: «pangui» para la hembra o la especie en general, y «trapial» para el macho. En la cultura mapuche es una criatura sagrada. En Chile, está presente en todo el territorio, a excepción de la isla de Chiloé y Tierra del Fuego, pero la Patagonia es conocida por albergar los ejemplares más imponentes. Atraídos por este misterioso animal que no se ve fácilmente, soñamos con ver uno durante nuestra estadía.

Los primeros días no tuvimos tanta suerte, a pesar de una mayor atención y una mirada que recorrió los paisajes que atravesamos: bosques, cerros, formaciones rocosas, llanuras de hierba amarillenta … nada ayudó. En nuestra primera noche en el Parque Nacional Torres del Paine, supimos que dos pumas adultos habían deambulado por la noche entre las pasarelas y los edificios de nuestro hotel unos días antes. Solo aumentó nuestro deseo de verlos con nuestros propios ojos.

Al día siguiente, la suerte nos sonrió. Ese día, acompañados de nuestras guías Yara y Anaïs, tenemos una serie de encuentros con animales, incluido uno con una hembra de huemul (venado andino). Este animal, clasificado como en peligro de extinción, es muy raro en Chile y aparece en el emblema nacional. Al final de la tarde, nos acercamos al sector de Laguna Amarga, donde se rumorea que se han visto pumas en varias ocasiones, cuando nos encontramos frente a una pequeña manada de guanacos.

Unos cientos de metros más adelante, en el recodo de un recodo que da al macizo del Paine, nos encontramos con una reunión anormal …

]