10 análisis para entender el 2021 de América Latina

mi
l 2021 fue un año de muchos giros inesperados. Empezó con la segunda ola de covid-19 y con escasas expectativas de una vacunación masiva cercana en América Latina. Pero, a pesar de que el primero de enero solo cuatro países han empezado su campaña de vacunación, hoy nueve cuentan con más del 60 por ciento de la población con esquema completo (la media europea) y la economía regional anda en camino de una recuperación que parecía imposible a principio de año.

En un periodo cargado de elecciones, la pandemia provocó un desgaste en la mayoría de partidos gobernantes. Este fue el caso de Ecuador, Perú, Argentina, Chile, Colombia y Brasil. Pero, por otro lado, el autoritarismo ganó terreno en varias naciones. En Nicaragua, Daniel Ortega se consagró presidente por quinta vez, en un proceso electoral viciado y sin contendientes después de una persecución judicial a periodistas y opositores. Y en Venezuela, Nicolás Maduro consolidó su dominio, después del fracaso de la oposición en las elecciones regionales de noviembre. Mientras tanto en Cuba sucedió lo inesperado: protestas en las calles en contra del Gobierno.

Y, claro, hubo todo un popurrí de escándalos, como siempre. Corrupción en la distribución de vacunas (el vacunar) y por el manejo de insumos sanitarios, una sorprendente cantidad de mandatarios, como los de Chile, Ecuador y República Dominicana con propiedades en paraísos fiscales (los Papeles Pandora) y hasta el asesinato del presidente de Haití a manos de mercenarios colombianos, que llevó a la nación centroamericana a una crisis institucional sin precedentes.

Realidades complejas, frenéticas y con puntos en común regionales que fueron retratadas por CONNECTAS a través de 46 piezas de análisis de miembros de nuestra Mesa Editorial, #TenemosQueHablar. Ahora que termina el año, reunimos una selección de 10 de ellos para entender el 2021 así como lo que se le viene a la región ‘pierna arriba’ en el año nuevo.

El año comenzó con un golpe histórico al país proclamado como faro moral de la democracia. El asalto del Parlamento estadounidense de parte de fanáticos trumpistas el 6 de enero, quienes pretendían de evitar que se ratificara la elección del presidente Joe Biden, demostró la falta de fe de buena parte de la sociedad en el sistema y —peor aún— la fragilidad de las instituciones, incluso en la cuna de la democracia moderna. Mauricio Sánchez realizó un #TenemosQueHablar sobre las implicaciones para el país del norte, así como para el resto del continente, de este preocupante precedente.

El rechazo populista por las instituciones ejemplificado por Trump en Estados Unidos se replicó por el resto de la región como un incendio. Claro, en América Latina no es algo nuevo; hace parte del ADN político de la región. Pero el hecho de que «esté de moda» en el mundo le da más aires a figuras como Nayib Bukele en El Salvador, quien en marzo obtuvo la mayoría …