Tabasco: el estado del presidente de México es el más beneficiado con Sembrando Vida

La mañana del 1 de febrero del 2019 López Obrador regresó a su tierra natal y la región, donde hace más de 40 años arrancó su carrera política, para inaugurar el programa con una meta ambiciosa: sembrar un millón de hectáreas de árboles frutales y maderables, para atender la pobreza rural y la degradación ambiental en el sur-sureste, la región más abandonada de México.

Tan solo en Tabasco, aseguró, se generarían 60.000 empleos para campesinos en seis años. Sus palabras fueron órdenes: el estado gobernado por Morena, el partido fundado por el presidente, no tuvo que esperar al término del sexenio, pues ese mismo año, superó la meta de beneficiarios que se trazaron como objetivo. En contraste, cuatro estados de oposición que fueron marcados como prioritarios de atención, junto con Tabasco, se quedaron sin un solo peso para sus campesinos.

El caso de la entidad donde López Obrador formó a su familia, llamó la atención de los expertos contables de la Auditoría Superior de la Federación (ASF). En su reporte de la Cuenta Pública del 2019 (la primera fiscalización del gobierno de AMLO), la ASF detectó que en ese estado la Secretaría del Bienestar, que maneja el programa y los recursos, dio una cobertura del 112.2% de la población objetivo, beneficiando a 55,456 personas, 6,011 más de lo que se tenía planeado, convirtiéndose, después de Chiapas, en el segundo estado con mayor número de beneficiarios.

El órgano auditor alertó que en la entidad se otorgaron recursos a beneficiarios, que no formaban parte de la población objetivo, sin que la dependencia indicara las causas.

En contraste, la ASF detectó que en ese año no se entregaron apoyos en: Hidalgo, Michoacán, San Luis Potosí y Tlaxcala, pese a que dichas entidades estaban dentro del área de enfoque.

En ese momento y hasta hoy, los cuatro estados son gobernados por partidos de oposición al gobierno federal: Michoacán por Silvano Aureoles del PRD, San Luis Potosí con Juan Manuel Carreras y Tlaxcala con Marco Mena del PRI.

Además, otros 24 sujetos agrarios fueron beneficiados en seis estados que ni siquiera eran parte de las entidades prioritarias.

Deuda millonaria para abastecimiento de agua, resultados turbios

La deuda con el Banco Mundial, 55 millones de dólares, destinada para las obras de modernización del sector de agua serviría, según el Plan Estratégico Sectorial de Vivienda y Servicios Básicos 2016-2022 de Oaxaca, para que “100 por ciento de la población de las 18 ciudades del Estado y del Macro Sector San Juan Chapultepec recibieron un servicio de abastecimiento de agua sostenible y de mejor calidad ”, hasta 2021.

Este préstamo al gobierno estatal forma parte de un plan mayor. Orientado por la Agenda 2030 de la Organización de las Naciones Unidas, el BM ha emitido sumas millonarias en deuda para diversos países en el planeta, sobre todo para atender uno de sus objetivos: acabar con la pobreza. México es uno de los países que se ha endeudado con este organismo.

Consejo defiende que no solamente las obras de infraestructura van a resolver el problema del agua. Hay una serie de acciones que deben ser tomadas en conjunto y que “son más baratas que las grandes obras, como el saneamiento seco, la cosecha de lluvia, la recarga de acuífero”. Pero “cuando proponemos a los políticos nos dicen que somos románticos y que necesitamos de acciones más prácticas, además de que dicen que no hay dinero para eso”. Los tubos, las plantas de tratamiento, las grandes presas son obras carísimas y “para allá va el dinero”.

Entonces, dice Consejo, no es un asunto de falta de recursos económicos. “Los políticos buscan grandes obras porque hay grandes ganancias, grandes ramas legales e ilegales. Con el dinero pasa lo mismo que con el agua. Sí hay suficiente, pero lo estamos tirando y se nos está yendo por los huecos de la corrupción ”.

El biólogo resume tres de los principales problemas que, a su parecer, no permiten un buen ciclo y el flujo del agua. Uno de ellos tiene que ver con el modelo de ciudad que se produce en todo el mundo. “Mientras más crece la urbanidad, más cubrimos la superficie de concreto y eso no permite el ciclo del agua”. Los otros dos problemas son la ineficiencia de la red de distribución y el robo de agua a través de las pipas. “Por más que se traiga más agua, que se hagan presas enormes, por ejemplo, con este sistema ineficiente no se puede. Mientras que a través de la venta del agua se está creando un mercado jugoso ”, sostiene.

El equipo de este reportaje solicitó una entrevista al BM, de su sede en México, para conocer su evaluación sobre los resultados del programa. La respuesta fue: “no tenemos un especialista disponible para realizarla”. En un segundo intento, el equipo solicitó una entrevista con el encargado del proyecto Diego Juan Rodríguez y obtuvo una nueva negativa: “no tenemos un especialista disponible, pues Diego Rodríguez ya no se encuentra en la oficina de México”.

Es mitad de 2021 y las promesas del Plan Estratégico se van diluyendo para la población que estaba elegida para beneficiarse. Desde sus necesidades cotidianas, Madaí sigue sin ver una salida y …