Daniel Ortega “transformó a la Policía Nacional en un mero aparato de represión política”

Esta investigación de CONFIDENCIAL demuestra que, entre 2006 y 2020, la Policía Nacional pasó de 9200 efectivos a casi 17 000; y que en 2019 hubo un nuevo incremento, que podría llegar en 2022 hasta 19000 miembros; es decir, en estos 15 años de dictadura de Daniel Ortega, el tamaño, la dimensión de la fuerza policial, se estaría más que duplicando. ¿A qué responde este crecimiento, que no tiene comparación con las otras Policías de Centroamérica?

Efectivamente, la Policía en Nicaragua ha venido creciendo aceleradamente durante los últimos años, particularmente desde 2013, cuando se abrió un nuevo ciclo de movilización y de protesta social en Nicaragua. Eso significó un cambio en las actuaciones de la Policía, en el papel que buena la Policía venía jugando en años anteriores, y significó también que una parte de los recursos institucionales, tanto recursos humanos como recursos materiales, estaban en función de contener esas protestas y esa movilización social. Podemos ver, por ejemplo, como el pico más alto coincide, y eso no es casualidad, con los años de mayor actividad durante la protesta cívica de 2018.

Hay un crecimiento en el número de efectivos, pero también en la estructura de mando de la Policía. En 2007, por ejemplo, existían cuatro comisionados generales, que eran miembros de la Jefatura Nacional de la Policía, el subdirector y otros que ocupaban cargos de mando, ahora hay 37. ¿Cómo se explica el ascenso de tantos policías? Y por otro lado, pareciera que hay generales de primera, de segunda y de tercera, porque no todos tienen la misma autoridad, y tampoco tienen el mismo salario.

Ese proceso de ensanchamiento de la estructura de mandos de la Policía corresponde con diferentes momentos que ha pasado la institución y con la estrategia de cooptación, de subordinación que Ortega ha dirigido en relación a la Policía.

Esos primeros ascensos, que estaban fuera de lo que está señalado en la carrera policial, los vimos en los primeros años, en el primer período de Ortega, porque en ese momento se estaba desarrollando un proceso de cooptación de la institución. Eso llegó un poco, pero no se detuvo a partir de 2014, cuando se descubrió una nueva ley de la Policía, y luego se volvió a incrementar a partir de 2018; y en este último tiempo, la explicación que se le puede dar a esto es que esos ascensos, esas promociones, en rango y en carga, tienen que ver con especies de premios para oficiales de la Policía que han estado vinculados con la política de represión que ha empujado Ortega desde 2018, y eso se puede ver claramente si uno revisa la lista de esos oficiales que han sido promocionados en cargo, entonces vemos que no corresponde el rango policial con el cargo que ostenta, y tampoco corresponde con el salario, porque es una forma de mantener la lealtad de esas personas.

Si la estructura de la Policía se construye con base en la lealtad política, que ahora es lealtad partidaria, y…