El giro en la estrategia represiva de la Policia de Nicaragua

L
as principales órdenes que bajan de El Carmen —residencia y centro de mando de la pareja presidencial— se refieren al tipo de estrategia represiva que ejecuta la Policía Nacional. En los meses posteriores al estallido de abril de 2018, la institución se encargó de desmontar, por la vía violenta, cualquier protesta o manifestación de la oposición. Entre 2019 y 2020, los agentes policiales constantemente acosaron, intimidaron y amenazaron a los líderes opositores en toda Nicaragua.

En 2021, la Policía realizó un giro en su táctica represiva y apostó por la “actuación preventiva” para evitar cualquier reunión de la oposición. A la par, desataron una “cacería” selectiva de líderes opositores, entre ellos siete candidatos a la presidencia, y cerraron el año con al menos 160 presos políticos.

Datos del Mecanismo para el Reconocimiento de Personas Presas Políticas muestran que en 2021 fueron detenidos 105 opositores. De estos, 24 fueron puestos en libertad; de otros 24 no tienen información sobre su excarcelación; y 57 personas encajan en celdas de delegaciones departamentales, la cárcel “La Modelo” o el centro carcelario Evaristo Vásquez, conocido como “el nuevo Chipote”.

El viraje en la estrategia represiva policial, según las fuentes, fue una “decisión política” de la pareja presidencial, y “no una decisión operativa” de la Jefatura Nacional de la Policía. “Existe una máxima en la Policía: dejémosle las cosas políticas al comandante (Ortega). Él sabe lo que hace”, sostuvo la fuente.

De los 57 presos políticos de 2021, 19 fueron capturados en junio de ese año. En ese mes, la Policía capturó en un mismo día a cinco opositores — todos integrantes de la Unión Democrática Renovadora (Unamos), anteriormente llamado Movimiento de Renovación Sandinista (MRS)—. Ese domingo 13 de junio fueron detenidos los exjefes guerrilleros Hugo Torres Jiménez y Dora María Téllez; el exvicecanciller sandinista Víctor Hugo Tinoco; Ana Margarita Vijil; y Suyén Barahona. Menos de 24 horas antes, también había sido detenida la activista Tamara Dávila. Y el 8 de junio también fueron detenidos, con horas de diferencia, los aspirantes presidenciales Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro, la líder cívica Violeta Granera y el expresidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri.

Policía se queda sin préstamos y sin compras

Dos semanas después de la sanción de Estados Unidos a la Policía Nacional, el 5 de marzo de 2020, el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) canceló el desembolso de 7.6 millones de dólares (unos 254.6 millones de córdobas al tipo de cambio de esa fecha), de un préstamo para la Policía.

La suspensión, según el banco regional, fue “en acuerdo” con el Gobierno orteguista. El préstamo era para un proyecto de “Ampliación de la Cobertura Rural de la Policía Nacional para fortalecer la…