Estado de México: Deforestación por escrito

Por Veneranda Mendoza

La deforestación en el Nevado de Toluca se duplicó a partir de que el expresidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) transformara este volcán del Estado de México en Área de Protección de Flora y Fauna. Con ello, abrió las puertas a la tala comercial disfrazada como control de plagas; mientras, los campesinos han denunciado la situación, pero se han encontrado con el silencio institucional.

Deforestación en el Área de Protección de Flora y Fauna (ANP) del Nevado de Toluca, en Zinacantepec, Edomex. Foto: Alejandro Saldívar

TOLUCA, Edomex.- El volcán Xinantécatl, mejor conocido como Nevado de Toluca, se va quedando sin árboles, con lo que alude al significado de su nombre en náhuatl “desnudo”. Con el argumento de salvaguardarlo, en 2013 el entonces presidente de México, Enrique Peña Nieto, dispuso por decreto la conversión de Parque Nacional a Área de Protección de Flora y Fauna (APFF), con el fin de proteger casi dos mil hectáreas, que representan menos del cuatro por ciento de sus tierras, ubicadas después de los tres mil metros de altura sobre el nivel del mar. Sin embargo, en esa zona casi no hay árboles. “En ese perímetro solo hay pastizal de montaña”, crítica Luz María Gómez Ordoñez, presidenta del Movimiento Ecologista del Estado de México. En el resto del volcán, a partir de dicho decreto, se duplicó la deforestación.


El límite de la zona núcleo del Área de Protección de Flora y Fauna (ANP) del Nevado de Toluca. Foto: Alejandro Saldívar

Entre 2001 y 2013 el Xinantécatl ya había perdido al menos 115 hectáreas de cobertura forestal; no obstante, el proceso se aceleró entre 2014 y 2019, con 104 hectáreas deforestadas, es decir casi el doble, según cálculos del Atlas de Justicia Ambiental, una herramienta desarrollada en la Universidad de Barcelona (UB) para conocer y visibilizar amenazas y daños socio -ambientales contra las comunidades y los territorios del planeta.

Sin embargo, la devastación podría ser mayor, pues tan solo por incendios forestales este año se consumieron 3 mil 131 hectáreas, según cifras de la Protectora de Bosques del Estado de México (Probosque), una dependencia de carácter local que colabora en el APFF, la cual asegura que al menos 10 por ciento, es decir 313 hectáreas, tenía árboles.


Un paraje incendiado en la zona núcleo del Área de Protección de Flora y Fauna (ANP) del Nevado de Toluca, en Zinacantepec, Edomex. Foto: Alejandro Saldívar

Ninguna dependencia gubernamental ha dado cuenta de la pérdida de masa forestal por la conversión a APFF del Nevado de Toluca. En un recorrido de Proceso por la zona, desde Toluca, pasando por Zinacantepec y hasta el Parque Los Venados, se operan tala de árboles adultos, derribo y descuido de arbolado joven, áreas dañadas por incendios, uso de tierras para minería o agricultura, baja densidad en áreas arboladas e, incluso, áreas completamente desmontadas.


Rutas de extracción …