La Malinche: La plaga como negocio

Por Gabriela Hernández

El Parque Nacional La Malinche es uno de los pulmones más importantes del centro de México. Sin embargo, en los últimos dos años, una cuarta parte de su cobertura forestal ha sido devastada. ¿La Razón? El acelerado avance de una plaga de escarabajo descortezador y la tala indiscriminada que transcurre ante la mirada pasiva de las autoridades.

Un árbol con plaga está a punto de ser derribado en el Parque Nacional La Malinche, en Cuahuixmatlac, Tlaxcala. Foto: Alejandro Saldívar

SANTA ANA CHIAUTEMPAN, Tlax.– Las comunidades indígenas prefieren llamar La Matlalcuéyetl, que en lengua náhuatl significa “la de faldas azules”, a La Malinche. Es un volcán extinto que ahora se mira entreverado de rojo y ocre.

Pareciera un paisaje otoñal, pero los matices evidencian la creciente muerte de pinos generada por una plaga de escarabajo descortezador que desde hace más de dos años ha devastado esta Área Natural Protegida, uno de los principales pulmones del centro de México, ubicado entre los estados de Tlaxcala y Puebla.

Plaga por escarabajo descortezador en los límites del Parque Nacional La Malinche, en Cuahuixmatlac, Tlaxcala. Foto: Alejandro Saldívar

En esta zona, camino arriba de la comunidad de San Bartolomé Cuahuixmatlac, los lugareños muestran los grumos de resina que hay en los troncos, señal de la infestación; también hacen ver los extensos claros donde ahora sólo quedan tocones de los pinos que, unos meses antes, vestían de verde esos parajes. La plaga ha dañado unas 6 mil hectáreas, que representan más del 25% de la cobertura forestal que subsiste en el Parque Nacional La Malinche (PNM), estima Carlos Pacheco, ingeniero agrónomo del municipio Coaxomulco.

Escarabajo descortezador, (Dendroctonus mexicanus). Fotos: Luis Felipe San Marino / Conabio

Eliber Bello, bióloga de la comunidad de San Pedro Tlalcuapan, aclara que, en realidad, no es el escarabajo –habitante natural que ahora sobrepuebla la montaña– lo que mata los árboles, sino un hongo que éste porta en sus patas, que taponea los conductos de savia y acaba por secarlos en menos de dos meses.

En imágenes satelitales del territorio de Santa Ana Chiautempan, tomadas el 27 de mayo de 2018 y el 21 de abril de 2021, respectivamente, se aprecia en marrón la pérdida de cobertura forestal que la plaga ha generado en esta demarcación.

Sobrepoblación de escarabajos

Desde febrero de 2020, los pobladores advirtieron a la Comisión Nacional Forestal (Conafor) que había una sobrepoblación del insecto en unas 300 hectáreas. Sin embargo, señala Carlos Pacheco, la tramitación de permisos para empezar a combatir al descortezador quedó estancada durante meses porque las autoridades pidieron documentos, como comprobantes de predial y escrituras, que los posesionarios indígenas no tenían.

Las primeras autorizaciones para sanear se expidieron hasta julio de 2020, cuando el insecto ya había devorado mil 500 hectáreas. Desde …