La omisión del director de la DIAN que conllevaría sanción disciplinaria

No obstante, tres profesionales en derecho disciplinario lo contradicen y aseguran que el director de la DIAN sí tenía que haber declarado su participación en la sociedad en Delaware ante la Función Pública y que, de no hacerlo, habría incurrido en una falta disciplinaria. Un abogado tributarista y profesor de derecho disciplinario asegura que, al momento de la posesión, todo servidor público debe declarar el monto de sus bienes y rentas y actualizar el mismo anualmente. El objetivo de esta declaración es que la administración pública pueda detectar eventuales incrementos injustificados del patrimonio económico de un empleado público. “Es decir, que se trata de un mecanismo tendiente a salvaguardar la moralidad pública e incentivar la probidad de los servidores públicos”, concluyó también un concepto de Función Pública.

Esa obligación es entendida como un deber e incumplirlo constituiría una falta disciplinaria, que daría lugar a una sanción. La profesora Elena Suárez, de la Universidad Externado, explica que era obligación de Junco señalar que era accionista de la sociedad en el exterior. “No hacerlo acarrea, en principio, una investigación disciplinaria, porque también se debe analizar si hubiera falsedad por ocultamiento o falsedad de documento público. La falta disciplinaria consistiría en no haber acreditado los requisitos para la posesión del cargo, lo que generaría una sanción por falta grave o leve, de acuerdo con la graduación, si la omisión fue dolosa o culposa, si fue un error u olvido, y eso se debe demostrar en el juicio disciplinario ”, asegura la abogada Suárez.

La posible sanción disciplinaria variaría, según la gravedad de la falta, y podría ir desde la suspensión en el ejercicio del cargo hasta una inhabilidad. En opinión de Suárez, Junco también debe haber declarado su participación en Cyber ​​Security ante Función Pública, independientemente de si la incluida en la declaración de renta presentada ante la DIAN, pues son dos obligaciones distintas. Y es la Procuraduría la entidad encargada de investigar esa posible falta. En el mismo sentido, un abogado que trabajó en dicha entidad y fue el encargado de los asuntos disciplinarios le aseguró a esta alianza periodística que, si las acciones en Cyber ​​Security estaban a nombre de Lisandro Junco, no hay duda de que él debería incluirlo en su declaración de bienes y renta como servidor público.

“Considero, además, que es un agravante el hecho de que él haya modificado su declaración un día después de que en el debate de control político se supo que la había tenido ante Función Pública. La falta disciplinaria existe independientemente de lo que se haya informado ante la DIAN. Es su deber como funcionario público y más aún cuando se es la cabeza de la DIAN ”, concluyó el abogado que pidió reservar su nombre. Al margen de las opiniones expertas, ahora la Procuraduría tendrá que determinar si existen o no …