La red Saab: el engranaje colombiano de la ficha clave de Maduro

C
inco habitaciones que son tan grandes como una casa. Una sala de spa. Dos piscinas. Cinco baños. Un cine. Y hasta una cancha de tenis. Así es la mansión de Alex Saab en el barrio Riomar, en Barranquilla, la residencia de la que gozaba desde 2017 cuando él y su red aún cerraban los negocios multimillonarios con el chavismo que primero lo convirtieron en un hombre influyente y, luego, lo llevaron a la prisión. “No es precisamente un inmueble común y corriente; corresponda a una mansión suntuosa ”, definió la Fiscalía que investiga su patrimonio en Colombia.

Cuestión Pública tocó las puertas de esa vivienda de 3.800 metros cuadrados construidos por el empresario que fue incautada por la justicia tres años después. Aunque Saab ya no reside desde hace años en Barranquilla, la casa está desocupada y aún sin nuevo dueño. Ahora, la residencia acoge a los empleados designados por el Estado para el cuidado de la propiedad, que detallaron varios de los lujos antes mencionados. Desde las alturas se puede observar una casa de muñecas de tamaño real que se levanta en el patio.

Saab es una ficha clave de Maduro para coordinar negocios de viviendas, petróleo, oro y alimentos. Hoy está preso en Cabo Verde (África) donde se enfrenta un proceso para definir si será extraditado a Estados Unidos, que lo acusó de lavado de activos provenientes de sobornos a través de bancos estadounidenses e importaciones ficticias a Venezuela. El perfil internacional de Alex Saab y sus negocios con el régimen venezolano se han llevado la atención de los medios en los últimos años. Pero poco se conoce de sus negocios en Colombia.

Como prófugo de los Estados Unidos y también temporalmente de Colombia -entre 2018 y 2019-, Saab dejó huellas que desnudaron el engranaje de sociedades que mantuvo durante las últimas décadas en el país, mientras su fortuna se multiplicaba, alimentada por los negocios con el chavismo . A medida que Estados Unidos avanzaba a paso firme con investigaciones sobre lavado y su patrimonio, la justicia colombiana apenas dio los primeros avances sobre sus compañías en el país que están sospechadas de haber cometido distintos ilícitos.

Presuntas exportaciones ficticias entre empresas registradas en suelo colombiano, posible lavado de activos con inmuebles y compañías ‘zombies’ que siguen operando pese a haber sido declaradas como inexistentes o disueltas son algunos de los hallazgos de esta investigación de Cuestión Pública y CONNECTAS, con el apoyo del Centro Internacional de Periodistas (ICFJ). Su casona de Barranquilla es una tuerca de este engranaje de sociedades de papel, pues la empresa propietaria está acusada de blanquear dinero que podría ser proveniente de la corrupción chavista.

La mansión fue construida sobre cuatro predios comprados por Promotora Dubera SAS, empresa acusada por la Fiscalía de “presuntamente lavar activos”Con el fin de legalizar recursos ilícitos obtenidos por …